El corazón atravesado

miércoles, 14 de abril de 2010

Una fría mañana de abril de 1839 un apuesto joven recién casado, minutos antes de batirse en duelo tras verse envuelto la noche anterior en una trifulca callejera, dibujó con su espada en la corteza de un árbol un corazón atravesado, con el nombre suyo y el de su amada, como último mensaje de amor para su dulce esposa por si acaso la suerte no le sonreía. Su adversario, hombre muy hábil y experto en este tipo de combates, en otro árbol cercano dejó también un corazón atravesado, sin nombre alguno. Como era de esperar fue el que a la postre más conmovió a la esposa del primero.

27 comentarios:

Lucía dijo...

Creo que ahora sí: El corazón que atravesó el adversario era el del muchacho recién casado ¡Seré boba! Y tú... un poco macabro sí que eres, admítelo.

Ana dijo...

A lo mejor es de pega, Lucía, como el del leñador de Blancanieves.
Y después el apuesto joven se escapa y desaparece.

agoneluz dijo...

Casi todos los corazones son de pega.

¿Macabro yo? Que una jauría de lobos famélicos y desdentados me devore lentamente las entrañas si eso es cierto.

Ana dijo...

¿Hay alguna forma de distinguir a los que sí de los que no?

Ana dijo...

Me refería a sin sacarlos.

Elevalunas Ecléctico dijo...

Y si te vuelvo a ver pintar un corazón con tu espada en el árbol, te voy a dar... (etcétera)

Lucía dijo...

Querida Ana, no hay corazones de pega. Pero limpiando un pollo me di cuenta de que sí son pega-josos.

(Vaya chiste malo. Si no hay nadie que lo mejore gano yo)

Ana dijo...

Gracias por lo de "querida", Lucía.
Tienes razón ninguno es de pega, ni siquiera el del cuento, pero algunos pegan más fuerte que otros.
Mis 10 points para ti.

martüki dijo...

los corazones no son de pega, lo que puede ser de pega es lo que nos interesa mostrar de ellos

Anónimo dijo...

Mierda, y yo que estaba pensando desenamorarme, "para tener la alegría de enamorarme otra vez".

Anónimo dijo...

Muy flamenco
¡Que suerte! Ya quisiera yo.

Anónimo dijo...

¿Enamorarte? ¿Desenamorarte?.

Anónimo dijo...

Lo sigo pensando, y aún no lo sé.

Patricia dijo...

Dependiendo de tu situación actual, lo debes tener claro.

Si estás con alguien con quien sólo te une las obligaciones, desenamórate.

Y si no estás con nadie y no estás enamorado, enamórate; no sabes lo que te pierdes.

¿Depre quizás?

Anónimo dijo...

Quizás, gracias.

Patricia dijo...

Cuídate, Anónimo. Y si no, hay profesionales.

Saluki dijo...

Anónimo, Patricia tiene razón. Una "depre" te hace sentirte muerto en vida, y no hay nada peor.

Anónimo dijo...

Gracias de nuevo a las dos, pero no es para tanto, sólo pensaba.

Patricia dijo...

Mejor así; no sabes cu´´anto me alegro.

agoneluz dijo...

No sé si la depre viene por el hecho de ser anónimo o uno es anónimo por tener la depre. En cualquier caso siempre es mejor tener un nombre al que acudir. Saluki, es agradable volver a leerte. Bienvenida, Patricia. Ánimo, anónimo.

Lucía dijo...

Yo creo que anónima (está claro que es chica) se muere por ti, Agone. Por eso se esconde y otras veces dice cosas no muy bonitas, para captar tu atención o por desdén, quién sabe.

Ay, el amor, el amor, el amor...

¿Y si te buscamos novia a ti, Agone? Me ofrezco de candidata (como Elev no me hace ya caso...)
¿Alguien más?

Saluki dijo...

Quizás Lucía tenga razón, y anónima esté más que colada por ti, Agone.

Anónimo dijo...

Lo siento Agoné, me gusta ser anónimo y no es que no te quiera es que no sé si eres mi tipo.
La próxima vez pensaré en voz baja o estas chicas conseguirán que acabe con depre, que cambie de género y hasta de especie.

Ciclista dijo...

Anónimo, se dice cambio de sexo no de género. Con eso de mal llamada violencia de género, todo se empieza a confundir.
En cuanto a Agone, para saber si es tu tipo o no, tendrías que intentarlo.

Tristán dijo...

Agone, qué suerte que estés tan disputado entre Lucía y anaanónima.

Curiosa la palabra de verificación (loquerse).

agoneluz dijo...

¿Como segundo plato, Lucía? No, no, no. Mejor déjame entonces para los postres.
No importa, sigue siendo anónimo, anónimo. Yo intentaré mientras tanto no cambiar mi tipo.
Vaya suerte, sí.

Anónimo dijo...

Definitivamente, hay que desenamorarse para tener la alegría de enamorarme otra vez.

 
agoneluz - by Templates para novo blogger