Tal vez mañana

miércoles, 17 de marzo de 2010

Todas las noches la puta me invita a una copa, desliza su mano entre mis muslos mientras yo le hablo con desgana del duro trabajo en la oficina. Intenta besarme en los labios y se entristece un poco si no la dejo. En la barra estamos solos ella y yo, y el barman alejado en una esquina midiendo el brillo de las copas vacías. El bar también está vacío, igual que siempre. Me pregunta vaguedades sobre mi vida y sus palabras son amables como sus manos, que me acarician desde una ternura lenta. Después me enseña un fajo de billetes y tira de mi brazo, sin premura, hasta una habitación desvencijada donde le hago el amor durante un rato, cayéndome dentro pero casi sin estar allí. Ella me observa y se da cuenta de todo, y a veces se achica y su orgasmo tiene entonces un disparo de fogueo. Cuando me visto siempre mido el tiempo y lo retardo con cautela mientras ella, algo incómoda tal vez porque sabe del artificio del momento, deja el dinero sobre la mesilla, llenándolo todo. Siempre salgo después que ella, tras contar uno a uno los billetes, sabiendo que están todos, todavía, eso creo, impregnados con el calor de sus senos. Me espera siempre en la barra de nuevo, para decirme adiós cuando me vuelvo antes de franquear la puerta de salida, con los ojos ¿de quién? asustados y llenos de lágrimas, y la incertidumbre como un vaso de plomo queriendo saber si regresaré mañana.

7 comentarios:

Elevalunas Ecléctico dijo...

Genial

Otra Ana dijo...

Y duro, muy duro.

Ana dijo...

Esta vez, ¿Qué esperar?, ¿Con qué ojos mirar?, ¿Desde dónde?, o quizás mejor no hacerlo.

Gracias Lucía y Otra Ana, me he vuelto azul pero no fue tan fácil encontrar un lugar libre.

Ana dijo...

O verde, ¿Me estaré volviendo daltónica?

Otra Ana dijo...

Supongo que no, Ana. Lo que aquí aparece verde, en otros blogs aparece azul u otros colores.

Anónimo dijo...

Vas mejorando, es casi imposible encontrar la parte buena de esta historia.
Tal vez que al menos ambos parecen tener trabajo, (si eso es bueno),y el problema no parece económico. A partir de ahí que ellos decidan.

Anónimo dijo...

Las palabras no pueden elegirse es una pena, pero cambian de color y puedes darle al botón de comentarios hasta que sale alguna divertida.

 
agoneluz - by Templates para novo blogger