Tejados

martes, 11 de mayo de 2010

es un juego pero si pudiera
con mis manos
hacer el molde de la lluvia subir
a tu tejado y llamar despacio
como lo hacen las gotas

y los vendedores de enciclopedias
(el saber en veinte tomos y
no es suficiente para definir tu sorpresa)

de todos modos ahora que no llueve
sería escandaloso andar trepando

esperando el futuro
que parece que siempre tarda en llegar
no como los productos caducados
o las sesiones en los cines matinales

de noche tu sombra
agranda los contornos por eso vivo
(es un decir
una calle que aparece nada más
en los mapas de extranjeros despistados)

digo que vivo (y no quiero repetirme)
con las luces apagadas
mirando el tiempo

en la escarcha de los cristales (ahora
que lo pienso mirar la vida
en los cristales empañados

puede producir un reflejo introspectivo
y engañoso de uno mismo
como cataratas en los sueños o una mancha
que no supe limpiar bien

a la altura del corazón
a no ser que distraiga mi atención
una mosca que resbala y me dé por las metáforas estúpidas)

pero hablaba del tiempo
porque en todos los periódicos
amenazan con tormentas

los sábados sobre todo y los domingos
justo cuando dios te mira en la ducha
y yo te pienso como un adivino ciego
pero ahora que es martes
(los martes tienen el hermoso don
de no servir para nada)

aparece un sol pintado hasta las tantas

y no estarás despierta
porque nada desaparece si no cierras los ojos
(lo real es tan efímero que a veces
no sucede)

retomo los principios y no sé si mis manos
podrán trocarse en polvo de luz
o luz en polvo como la leche iluminada

ahora que estaban acostumbrándose
a la humedad de no tocarte a resbalar
en el musgo de los tejados (qué bello
es soñarte a la intemperie)

donde un gato espera agazapado
a que haga un nido un ruiseñor
en cualquier parte o en ninguna.

12 comentarios:

cesare perverse dijo...

No sé si los martes sirven o no para algo. Lo que es del todo cierto es que un martes sin partido de Champions (con lluvia o con buen tiempo) queda un poco desangelado.
Se le saluda.

martüki dijo...

yo anoche me acosté con musgo dentro del pecho, se encogieron mis pulmones y succionaron mi garganta...
hoy, que ya no es martes, luce un sol que veo borroso a través de esos cristales empañados de los que hablas...
Espero que pase pronto la tormenta porque yo no soy poeta

Elevalunas Ecléctico dijo...

Entiendo lo que cuentas, Agoneluz. A mí me pasa exactamente lo mismo.

viernes dijo...

Comprendo que los hombres sensibles puedan tener un mal día, pero esta vez Elevalunas me has decepcionado, te tocaba a ti hacer un chiste sobre el polvo de luz o la luz en polvo.

Lucía dijo...

Pues sí, Viernes, Elev (al igual que Agone) es sensible, divertido y otras muchas cosas que no has dicho ¿Cómo puede decepcionarte una persona así? Yo le tendría envidia.

¿Se acaba la Champions? Bieeeeeeeeeeeeeennnn!!!!!!!!!!!

Lucía dijo...

Ana, cielo ¿Dónde te has metido? ¿Estás bien?

Elevalunas Ecléctico dijo...

¿Un chiste sobre el polvo, la luz o la leche? (He esperado al viernes para responder) ¡Qué decepción! No se me ocurre ninguno.
Pero me van a reducir el sueldo. A partir de ahora la leche del cortado la pongo yo.
(Este chiste no es mío, y es un poco cochino, la verdad, pero qué gracia...)

Ana dijo...

Algo despistada y gracias por lo de cielo, Lucía.
Menos mal que existen moscas, (y poemas), que nos distraen de las cosas importantes.

agoneluz dijo...

¿Cuáles son las cosas importantes, Ana? Yo siempre pensé que eran las moscas.

Anónimo dijo...

¿Os acordáis del tema "Las moscas" de Serrat, en su disco dedicado a Antonio Machado?

Anónimo dijo...

28792

Anónimo dijo...

28793

 
agoneluz - by Templates para novo blogger